martes, 19 de mayo de 2015

La venganza y las pullas de Taylor Swift contra Katy Perry en "Bad Blood"


Esta semana ha sucedido un acontecimiento que marcará la historia de la cultura pop: la publicación del vídeo de "Bad Blood", uno de los dardos más venenosos de Taylor en forma de videoclip. ¿Su víctima? No, no arremete contra ningún ex suyo, sino con la mismísima Katy Perry.


El vídeo es todo un empache de estrellas, en el que hacen acto de presencia Kendrick Lamar, Zendaya, Cara Delevigne, Ellie Goulding, Karlie Kloss, Jessica Alba, Hayley Williams, Cindy Crawford, un sinfín de modelos que nos importan relativamente poco (pero que están), y Selena Gomez que hace las de antagonista traidora (aka Katy Perry). Llevado a cabo por el mismo director de "Blank Space", el clip de "Bad Blood" es todo un despliegue de efectos especiales y mucha acción; aunque si en algo estamos de acuerdo todos los medios es en que su duración se nos hace insuficiente: ¡queremos más, Taylor!

Pero en esta entrada no os voy a decir qué se ve en el vídeo (como hacen el 95% de los blogs/medios que lo anuncian), sino que vamos a profundizar un poco más: ¿por qué el vídeo y la canción van dedicadas a Katy Perry? ¿Qué causó su pelea? ¿Hay alguna pullita suelta de las que Taylor acostumbra a dejar caer en sus vídeos?

Para empezar tenemos que explicar de qué va la canción "Bad Blood". Bad blood es una expresión norteamericana que se traduciría en español como "malos rollos", y sí, está confirmado que va dedicada a Katy Perry, ya que la propia intérprete de "I Knew You Were Trouble" declaró hace unos meses en Rolling Stone lo siguiente:

"Durante años, nunca estuve segura de si éramos amigas o no. Ella se acercaba a mí en las entregas de premios, me decía algo y se iba, y yo pensaba: '¿Somos amigas o me acaba de decir el insulto más duro de mi vida?' y añade: 'Me hizo algo terrible y pensé "oh, somos enemigas". ¡Y ni siquiera era por un tío! Tenía que ver con el trabajo. Básicamente ella trató de sabotearme una gira mundial. Intentó contratar a gran parte de mi equipo sin que yo me enterara. No soy una persona conflictiva, no te creerás lo mucho que odio el conflicto. Por eso ahora la evito. Es raro y no me gusta'."

Vale, puede que esto no resulte suficiente, pero después de estas declaraciones Katy tuiteó "Tened cuidado con la Regina George con piel de cordero...". ¿Tampoco? Bueno, la pista definitiva se encuentra en la canción "Bad Blood", concretamente en el verso "Band-aids don't fix bullet holes / You say sorry just for show / If you live like that, you live with ghosts", toda una referencia a la canción "Ghost" de -quién sino- Katy Perry. En esa línea viene a decir que la "amiga" (Katy) solo pide perdón para no sentirse la mala de la película; no lo siente de verdad. Y Taylor piensa que eso le cobrará factura, ya que al hacerlo esta terminará "viviendo con fantasmas": atormentada y embrujada por sus fallos (como el karma).


¿Y creéis que el drama acaba ahí? ¡Para nada! Katy se la devolvió en su Halftime Show de la Super Bowl, disfrazando a sus bailarinas con unos bañadores muy usados por Taylor (bailarines disfrazados de Taylor, "yo te quité a tus bailarines, y te aguantas...", PULLA ALERT!). Además de que entre medias está el hecho de que ambas compartieron novio durante 2014 -John Mayer- y que el ex de la intérprete de "Teenage Dream" -Diplo- insultó a la compositora de 1989 diciendo que esta necesitaba un nuevo trasero...

Lo que nos lleva hasta hoy, cuando Taylor edita el vídeo de la canción desencadenante de toda esta serie de dramas, y que cuenta con un total de tres dardos hacia la cantante de "Roar":

1. La traición de Selena a Taylor: un reflejo de lo que Katy le hizo a ella.
2. El concepto del vídeo: Catastrophe (Swift) es traicionada por Arsyn (Selena aka Perry), pero es rescatada por Welvin (Kendrick Lamar aka sus fans), quien la entrena hasta que se convierte en la mejor versión de sí misma (es remarcable cómo Taylor ha evolucionado este último año, convirtiéndose en la estrella más famosa de TODO el mundo, superando récords de ventas de álbumes que ya le gustarían a Katy Perry).
3. Esto:

Finalmente, cabe destacar un par de aspectos del vídeo: primero, la cantidad de influencias que recibe el vídeo (siendo "Toxic" de Britney Spears su principal fuente), ofreciendo guiños a Sin City, Los Juegos Del Hambre, Divergente y Kill Bill; y después, que tiene muchísimo mérito la afluencia de visitas que está recibiendo el vídeo... ¡sin estar ella desnuda (algo de lo que "Anaconda" y "Wrecking Ball" no pueden participar)!

¿Vosotros qué opináis de todo esto? ¿Estáis de parte de Taylor, o creéis que se hace demasiado la víctima? ¿Conseguirá su cuarto #1 con todo el drama que está montando? Pues no va muy desencaminada, ya que la estrategia de reeditar el single con un rapero le está saliendo de fábula: su remix con Kendrick Lamar lleva anclado en el #1 de USA desde la publicanción del vídeo (estrategia que casualmente también realizó Katy Perry al remezclar "E.T." con Kanye West, allá por el 2011...).

La cara que se le queda a Taylor Swift al descubrir que 1989 ha vendido
 más copias en USA que el PRISM de Katy Perry en todo el mundo.



3 comentarios:

  1. Yo ya empiezo a estar un poco cansada de que cada canción o cada videoclip sea u dardo envenenado. Esta claro que los artistas basan su música e sus experiencias pero no hace falta ponerle nombre y apellidos a todas las pullas.
    Desde los inicios ha usado esta estrategia y está claro que le funciona pero es innecesario.

    ResponderEliminar
  2. Bueno, el morbo vende, eso está claro; pero creo que en este caso lo ha utilizado más bien como defensa o simplemente porque se sentía muy decepcionada de que Katy la tracionase de esa manera. A veces esperas algo de una persona y te demuestra algo que nunca te esperarías de la misma.

    Además, por lo que se ve, Taylor es una persona muy pasional: se deja llevar completamente por sus sentimientos, de ahí que gran parte de su repertorio se base en decepciones sentimentales o en la alegría que su corazón quiere que haga compartir; y muchos nos sentimos identificados con dichos sentimientos, razón de que ella esté triunfando ahora mismo.

    "Bad Blood" no es más que otra de esas composiciones, solo que en vez de estar en un tono triste y deprimido por esa dececpición, toma cartas en el asunto y le planta cara. O al menos así es como lo veo yo...

    ResponderEliminar
  3. Lo bueno es que halla pasado lo que halla pasado es un incentivo para hacer un trabajo muy bueno, bad blood con Kendrick Lamar suena espectacular!!! Espero que Katy Perry saqué alguna canción también tan exquisita para oír gracias a esta rivalidad

    ResponderEliminar