lunes, 18 de enero de 2016

"Me, Myself & I": la voluntad de no necesitar a nadie


"Mi, me, conmigo." La verdad es que llevaba tiempo queriendo hacer esta entrada. O al menos tratar este tema. Os voy a presentar una canción que me gusta, como siempre, pero quiero hacer una pequeña reflexión sobre el tema de la misma.

Esta vez se trata de "Me, Myself & I", un tema de G-Eazy con la colaboración de Bebe Rexha (más conocida como la que hace los coros a Nicki Minaj en "Hey Mama") que lo está petando bastante en Estados Unidos.

Y no es de extrañar, ya que llega un punto en nuestras vidas en el que nos sentimos muy identificados con el tema de la letra... En cierto modo.

La canción habla sobre el poder convivir con uno mismo sin necesidad de nadie más en la escalada hacia la fama, pero creo que la fórmula de su éxito se encuentra en que la gente ha interpretado este mensaje de convivencia individual con la capacidad de vivir sin necesidad de depender de nadie: sin necesidad de tener una pareja. Precisamente esto es lo interesante de la música: que un artista puede componer un tema, pero que dicha composición esté libre a diversas interpretaciones por parte del público.


Volviendo al tema de ser capaces de no depender de nadie, me gustaría realizar una pequeña reflexión al respecto. Vivimos en una sociedad en la que predomina el amor. Y eso no es malo, en absoluto. El problema es cuando esta se enfoca en un tipo determinado de amor: el afecto de una pareja.

Sin irme más lejos, y aprovechando que esto es un blog de música, la gran mayoría de los temas pop tratan sobre una relación. Amor, desamor, lucha por conseguirlo... Es un asunto que monopoliza completamente nuestra música y nuestras vidas. Y mi duda es, ¿por qué?

Vivimos obsesionados con encontrar nuestra "media naranja", y yo soy el primero que lo admite. Personalmente me centré exclusivamente durante todo el 2015 en encontrar esa persona que me completase, y he vivido las consecuencias que tal obsesión puede llegar a provocar. Y no son agradables.

¿Por qué necesitamos que otra persona "nos complete"? ¿No nos podemos completar por nosotros mismos? Se nos ha inculcado mediante la cultura popular (cuentos, películas, la ya mencionada música...) que esto es así, y la verdad es que estoy un poco harto.

Puede sonar a típico discurso de persona con el corazón roto y amargada, pero el caso es que no entiendo tal dependencia a otra persona; persona a la que le entregas tu corazón y que un día puede arrojarlo como si de un pañuelo usado se tratase. Es como un juego en el que dos personas estiran una goma elástica al máximo: el primero que la suelte hace que la otra se lleve un fuerte latigazo, y cuanto más estires, más doloroso será el golpe.

No pretendo llegar a ninguna conclusión con esto. Tan solo me pregunto por qué somos tan excesivamente masoquistas de querer estar en una situación en la que puede haber más dolor y sufrimiento que tiempo de felicidad. ¿Tan valioso ese ese período de afecto que estamos dispuestos a soportar enormes cantidades de tiempo angustiados?

Puede que con el tiempo encuentre a una persona que me haga cambiar de opinión. Pero hasta entonces:

Oh, it's just me, myself and I / Solo ride until I die / Cause I, got me for life.
Oh I don't need a hand to hold / Even when the night is cold / I got that fire in my soul

I don't need anything to get me through the night / Except the beat that's in my heart
And it's keeping me alive / I don't need anything to make me satisfied / Cause the music fills me good and it gets me every time

No hay comentarios:

Publicar un comentario